Señales de que necesitar pasar por la peluquería

Hay algunos tics para saber cuando debes acudir a tu peluquería a retocar el color de tu pelo con un tinte de calidad profesional.

Color estropeado por el sol
El sol a desvirtuado el color de tu pelo! ¿Por qué? “Porque bajo el sol, el cabello se oxida”, las escamas se abren y el brillo se apaga.

La solución: Volver a la peluquería para te apliquen un champú con pigmentos.

El retorno de las canas
Si eres de las que se aplican una coloración para cubrir las canas, su reaparición te indicará que ya es hora de renovar tu color.
Así que aquellas que optan por coloraciones permanentes tendrán que rehacerlas cada tres semanas.

El efecto raíz
Para este problema existen productos como “kits de raíces” aunque hay que saber que estos productos deben utilizarse de manera excepcional, por ejemplo, para una fiesta, si realmente no tienes tiempo de rehacer la coloración.
Una única consigna: “con el efecto raíz, no hay medias tintas: hay que rehacer el color y punto”.

Un color que se vuelve anaranjado
En coloración, se utilizan tres pigmentos primarios como base. El azul es un color que no se mantiene muy bien y es el primero en perderse, seguido del rojo y el amarillo: esto causa esos reflejos amarillos o naranjas tan poco favorecedores.

Falta de brillo
Si tienes el pelo teñido, uno de los principales problemas es la falta de brillo ya que el tiempo, el calor (sobre todo del secador), el aire acondicionado o el sol contribuyen a esta pérdida de brillo.

Para proteger el color durante más tiempo y retrasar la próxima coloración, puedes utilizar champús, suavizantes y mascarillas especialmente pensados para el cabello teñido. Prolongando el brillo de la coloración “alrededor de un mes y medio”.

*Extraido de una publicación en la Web www.doctissmo.es